Dos marcas legendarias, una visión de moda


Cuando dos marcas cuyos nombres evocan los mas altos niveles en sus respectivas áreas se juntan para colaborar en un proyecto, no es descabellado esperar grandes cosas, y en está ocasión Adidas Originals y Prada no decepcionan. La colisión entre moda y deporte se encarna con las zapatillas Prada Superstar, una imaginativa y estimulante reinterpretación de un ícono clásico. La confección artesanal y la innovación se encuentran en este proyecto cuya ejecución corre a cargo de la casa italiana. Elaboradas en el país transalpino las zapatillas se fabrican en tres colores que abogan por la simpleza y la elegancia: negro, blanco y negro, y plata cromada con blanco. Engalana al cuero la frase “Made in Italy” así como los logos de Prada y Adidas, destacando sutilmente el linaje de este zapato.

La tradición deportiva se arropa en la experiencia de piel que tiene la marca itálica, generando una colaboración de alta calidad y de un desenfado refrescante. La innovación es implícita en un producto que derrocha estilo sin pasar por lo exagerado, con una elegancia que distingue a las marcas italianas desde hace más de un siglo, apalancando el poder de un zapato de cariz deportivo para proyectar exclusividad sin presunciones, donde las piezas destacan en la simpleza y los altos valores de fabricación.

Sin duda una de las colaboraciones más curiosas y bien emparejas entre dos mundos que viven lado a lado y ahora, también recorren un camino de la mano