Liberando al vino de la botella en el siglo XXI


Pocos rituales son tan sagrados como los que envuelven el mundo del vino. Desde el descorche hasta la última gota, la experiencia de disfrutar una buena botella de vino es una travesía que nos remonta a tiempos inmemorables con rituales tan cimentados en el la tradición como las uvas sobre el racimo.

 

Con tan intenso y extenso recorrido por los pasillos de la historia, uno podría preguntarse si aún hay espacio para la innovación en el mundo de la enología.

Aquí es donde la compañía Americana PLUM entra en escena. Revolucionando la manera de disfrutar del vino con el primer electrodoméstico ecológico del mundo. La automatización llega al mundo de la uva de la mano de este dispositivo que ofrece una experiencia de copa a copa, albergando dos botellas de vino, manteniéndolas en perfecta temperatura y sirviéndolas con total automatización y respetando las cualidades de cada cepa.




Concebido para adaptarse al ritmo de vida moderno y habitar cómodamente en cualquier cocina de alta gama, PLUM esta diseñado alrededor de una carcaza de acero inoxidable con más tecnología que una nave espacial de décadas pasadas. Un procesador Quad-core de 64 bits, dos cámaras HD, bluetooth, WiFi y una pantalla touchscreen de altísima definición harán que cada copa de vino se convierta en una experiencia dedicada al placer más puro dejando que PLUM se encargue de albergar, identificar, y mantener cada copa a su temperatura ideal. Verdaderamente una herramienta indispensable en la cocina de cualquier sibarita consagrado que viva un ritmo de vida moderno y ajetreado que quiera echar mano de la tecnología para no tener que sacrificar los placeres que emanan de los viñedos.