Una pieza de calibre atemporal

Resaltando su experiencia en la fabricación de relojes de repique, Jaeger-LeCoultre reinterpreta su Master Grande Tradition Grande con un magnifico diseño nuevo. Siguiendo la introducción en el 2019 de dos excepcionales piezas, el Master Grande Tradition Gyrotourbillon Westminster Perpétuel con movimiento 184 y el Master Grande Tradition Répétition Minutes Perpétuelle con un movimiento automático de 950.


La serie Master Grande Tradition personifica la inventiva y creatividad artística de JaegerLeCoultre en relojería, combinando innovaciones y complicaciones en modos fascinantes y novedosos. El Master Grande Tradition Calibre 945 saca provecho de más de un siglo y medio de conocimiento y maestría acumulada. Esta pieza maestra de ingeniería mecánica incorpora dos de los elementos más románticos y a la vez técnicamente desafiantes en el universo de la relojería: un repetidor de minutos y una bóveda celeste. El complejo mecanismo se eleva a niveles aún más altos con la introducción de un tourbillon orbital volador. Esta edición limitada de ocho exclusivas piezas cada una en detalles de oro rosa y oro blanco, presenta una nueva estética que reafirma la maestría de Jaeger-LeCoultre en la técnica artística.

Considerada por los maestros relojeros como lo más desafiante de todas las complicaciones relojeras a dominar, un repetidor de minutos no es solo un reloj sino un instrumento musical miniaturizado. La dificultad técnica emana de complejidad del mecanismo necesario para trasmitir el tiempo preciso mostrado por las manecillas a una serie de golpes perfectamente programados. Por otro lado, el reto artístico reside en asegurar que esos golpes produzcan un sonido que sea armonioso, puro, rico en timbre y claramente audible. Por más de 150 años, los repetidores de minutos han tenido gran presencia en el portafolio de Jaeger-LeCoutre. La maestría de la casa en relojes sonoros se confirma por más de 200 calibres, incluyendo alrededor de 100 repetidores de minutos construidos antes del inicio del siglo XX. Desde el momento en que Jaeger-LeCoutre revivió su noble herencia relojera, alrededor de los mediados de los noventas, sus ingenieros y diseñadores han trabajado incesantemente para redefinir una referencia de calidad en calidad acústica, utilizando tecnología a avanzada para servir y salvaguardar las tradiciones más atesoradas de la relojería.


Uno de los elementos más impresionantes de las piezas de la casa helvética es la claridad y nitidez de sus sonidos. Capitalizando las características y cualidades acústicas del cristal de zafiro sintético, los “gongs de cristal”, únicos y patentados por Jaeger-LeCoultre son soldados directamente al cristal de zafiro, el cual actúa como un amplificador. Los martillos articulados utilizan un principio similar a las catapultas medievales de contrapeso, incrementando la velocidad y mejorando sustancialmente la fuerza del golpe del martillo.

La caja del nuevo Master Grande Tradition es el complemento perfecto para la veta artística del dial y la sofisticación del calibre. Compuesto de mas de ochenta partes, su bisel convexo se complementa por biseles generosos en las asas, mientras que el cuerpo armoniza perfectamente con las curvas. Las diferentes superficies han sido pulidas, micro-esmeriladas y satinadas para maximizar el juego de la luz sobre los materiales y enfatizar los detalles de la pieza. Sin duda un objeto digno de ser codiciado, cuidado y disfrutado, el nuevo Master Grande Tradition Calibre 945 representa un testamento a la maestría más absoluta en relojería de JaegerLeCoultre así como su dedicación en mantener un fino balance entre la pasión de innovar y el profundo respeto a la tradición