En el corazón del cantón suizo de Vaud, la empresa de relojes de lujo Blancplain, cuya historia se remonta a el siglo XVII, diseña, manufactura y distribuye piezas impresionantes que elevan la calidad de la industria a niveles inusitados. Un ícono célebre de la relojería, el Fifty Fathoms de Blancpain es un titán entre titanes, y un destacado estandarte de una marca que se jacta de nunca haber construido un reloj de cuarzo. Desarrollado por primera vez en los años cincuenta del siglo pasado, en colaboración con la marina francesa, el modelo ha decorado las muñecas de incontables celebridades, como por ejemplo el gran explorador Jaques Cousteau.

La colección actual encarna la pasión de Blancpain por el mundo marino, y ha acompañado y trabajado de la mano de buzos, científicos, aventureros y fotógrafos en el descubrimiento de la belleza del mundo marino, contribuyendo a revelar lo fascinante de los océanos terrestres así como la motivación para su protección y conservación.



Todos los Fifty Fathoms poseen las características distintivas que han forjado la reputación de la colección, y han hecho que el reloj se corone como un elemento arquetípico del buzo profesional. Este mismo profesionalismo se ve reflejado en las decisiones técnicas y lineas estéticas informadas por años de experiencia marítima y relojera, mostrando una profunda pasión y un constante flujo de logros que se consagran en cada pieza de la colección Fifty Fathoms de Blancpain y que han inspirado a la marca a utilizar los materiales más innovadores y las ingeniosas soluciones técnicas que han jugado su parte a la hora de extender los limites de las piezas y a satisfacer a los más exigentes.