¿Sueñan los androides con deportivos eléctricos?

 

Audi siempre ha estado a la vanguardia de las nuevas tecnologías y ha sido un ejemplo a seguir en cuestión de maquinas de alto desempeño. Cómodo tanto en el rango accesible como en el del superlujo, el constructor teutón se abalanza sobre el futuro con determinación, conquistando los retos técnicos y mecánicos que representa la transición de sus trenes motrices del petróleo al futuro


La experiencia de conducción de los dos prototipos del modelo S e-Tron de la marca impresionan con su alto nivel de dinamismo, agilidad y tracción sobre el asfalto. Alcanzado una velocidad de 0 a 100 km/hr en tan solo 4.5 segundos, de una manera sorprendentemente continua y sin ruido alguno, la propulsión sigue su trayectoria ascendente en el velocímetro hasta alcanzar los 210 km/hr, limitado intencionalmente de forma electronica. Un potente sistema de enfriamiento le ayuda a erogar más de 370 kW y 973 Nm de torque en la marcha S y valores no menos impresionantes en la marcha D. 
Los modelos eléctricos no dejan de sorprender con su increíble habilidad y tracción. Una capacidad de acelerar en curva de una manera tan dinámica que no le pide nada al más exclusivo deportivo de gasolina, la personalidad de la conducción es mucho mas deportiva en su naturaleza. 



Aunque permite niveles emocionantes de agilidad y destreza sobre la pista, el control electrónico de estabilidad garantiza una conducción segura y controlada en casi todos los escenarios.
 Los nuevos modelos S e-tron de Audi serán los primeros vehículos eléctricos del mundo con tres modelos de motor producidos en masa. Basándose en el concepto de dos motores asincrónicos (ASM) la gama e-tron fue concebida de una manera modular desde su comienzo. El motor más grande, el cual alimenta de poder el eje trasero en los los modelos 55 e-tron ha sido instalado en el eje frontal en un diseño adaptado y configurado para entregar similares niveles de poder. La opción más pequeña ahora funciona de una manera modificadas desde el eje trasero de la mano de una contraparte que es idéntica en diseño, de esta manera se expanden las posibilidades de la oferta de la marca. Una gran innovación de los pioneros del quattro, el doble motor con sectorización de torque eléctrico llega a las calles. El tren motriz ha sido programado para maximizar la eficiencia en el día a día donde solo el motor trasero está en funcionamiento. El motor frontal permanecerá inactivo hasta que el conductor requiera más potencia o agarre. En este momento y de manera imperceptible para el piloto, el motor entrará en acción. Los beneficios de un diferencial deportivo se añaden a esta configuración y hacen su aparición en el mundo de los eléctricos. El resultado es una conducción más ágil y características de conducción autónoma lo cual permite una velocidad más alta en curvas.



Otra bondad de este sistema puede ser notada en la tracción, donde el poder será dirigido a cada rueda por ambos motores de una manera concertada para maximizar el agarre en situaciones que en otros casos generarían una falta de control. Sobre la marcha los vehículos de la gama S pueden ser cargados con hasta 150kW de corriente directa (HPC) como en el caso de la red europea Ionity. Esto en la práctica garantiza una carga de 5 a 80% en tan solo media hora. Para lograr esta fascinante capacidad, se requiere echar mano de un elaborado sistema de gestión térmica para enfriar y calentar la batería así como los motores y el interior con cuatro circuitos.


El diseño poderoso y deportivo del Audi modelo S e-tron incorpora el vocabulario de diseño del constructor alemán el cual exalta los elementos que le dan personalidad al vehículo entrando en la era de los eléctricos por la puerta grande. En el area de equipamiento las sorpresas no se quedan atrás. Por primera vez en producción en serie, los faros MATRIX con luz de led permite un sinfín de funciones antes imposibles de realizar como la iluminación selectiva de carriles y el control ultra avanzado de los haces de luz. El interior permanece en tonos obscuros con un arco que conecta los displays de los espejos exteriores virtuales con el cofre por encima de la cabina virtual AUDI. El panel de instrumentos está orientado hacia hacia el conductor, mientras la consola central descansa sobre las paredes laterales.


Asientos de cuero/Alcantara así como la palanca de cambios se engalanan con una S en relieve y los asientos pueden ser personalizados con formas a la medida y cuero perforado.

Sin dejar escapar el más mínimo detalle, los modelos S e-tron del fabricante germano nos acercan a una velocidad vertiginosa a la nueva era de la conducción, sin dejar atrás el lujo y el confort que hemos llegado a esperar de la compañía.