Al igual que el Futbol, mal llamado soccer por los estadounidenses, el Golf nació en Gran Bretaña, específicamente en Escocia, alrededor del siglo XV. Como un simil del Whisky de malta, otro producto de las altas tierras escocesas, este deporte se ha distinguido como una actividad de clase, refinación y buen gusto. Aquellos que nunca lo han practicado, pueden pensar que es una actividad sencilla y poco exigente físicamente, pues la creencia popular es que se trata de pegarle a una pelotica con un palo y meterla en un hoyo, miestras se camina plácidamente por campos bien cuidados. Pues nada mas lejos de la realidad. Su ejecución exige mucha, pero mucha práctica para poder pegar adecuadamente a la susodicha pelota, con un giro o “swing” preciso y con la selección adecuada del tipo de palo con la inclinación de cara requerida para la distancia a la que se quiere enviar la pelota.

Son demasiados parámetros los que se deben considerar y manejar adecuadamente. De allí la importancia de los “caddies” o asistentes de campo, que le indican al jugador nobel, cual es el tipo de palo, posición y golpe necesario para la distancia deseada. Y en cuanto a la condición física, debemos estar preparados para caminar entre 5 y 7 Kilómetros durante unas 4 horas promedio. Ello sin mencionar otros parámetros a considerar, como lo son la geografia del campo, la altitud, condiciones atmosféricas y otros. No, definitivamente no es un deporte sencillo. Pero lo que te puedo asegurar es que si cuando le pegas por primera vez a esa pelotita, tienes la desgracia o fortuna, según se vea, de darle bien, de sentir el golpe seco, de escuchar el sonido caractarístico de un buen golpe, de mirar esa pelotica volar por el aire justo hacia donde tu deseabas… estas listo. Nunca mas olvidarás esa sensación, la cual independientemente de cuantos años trates de volver a lograr ese golpe, te mentendrá buscando por siempre ese santo grial del “golpe perfecto”. Yo me contento con lograr un poco mas de 200 mts en mi salida del drive, mientras veo o leo sobre atletas sobrenaturales como Jon Rahm quien es capáz de conseguir 275 mts con un hierro 4, el mismo con el cual en mi mejor golpe apenas he logrado unos 150 mts. Pero no se trata de frustarse, ya que es bien sabido que como en muchas cosas en la vida, en el golf es mas importante la precisión que la distancia, por lo que si eres regular/preciso con tus golpes vas superar con creces a ese amigo que te saca 40 metros con el driver y que luego no tiene precision para el resto del juego.


Finalmente, para quienes no somos, ni pretendemos llegar a ser un Tiger Woods, esta actividad integra una serie de elementos tales como la caminata en buena compañía, la conversación entre amigos, el sentir el rocio de la mañana y como el sol va levantando en el horizonte mientras se atempera en ambiente, hasta terminar en el ineludible “hoyo 19” degustando una buena cerveza o mejor un escoces de malta y cerrar la conversación en grupo compartiendo los mejores momentos de la jornada. Si esto no es buena vida… al menos se parece mucho.

 

POR: Alberto Arévalo