Como ejecutivo maduro a punto de cumplir 55 años, tengo ya 20 años luchando con mi peso, desde los tiempos en que era un activo deportista. En todo este tiempo he probado innumerables dietas, regímenes alimenticios y productos “milagrosos”, para llegar a la conclusión final de que todo se trata de una sencilla ecuación calórica: Consumo – gasto = resultado final. Pero dado que con la edad el cuerpo va perdiendo su elasticidad, capacidad de regeneración y energía, lo mejor después de los 40 es ayudarnos con un buen régimen alimenticio que nos permita mantenernos en un peso adecuado, al tiempo que cuidamos nuestra salud.

Por eso hoy conoceremos un poco sobre el “Régimen Penta-Fast”. Este sencillo modo de alimentarnos reúne la teoría y la práctica de varios sistemas de control de peso y alimentación saludable resumido en un sencillo concepto: No maltratar ni estresar nuestro organismo en descenso energético mientras le damos los nutrientes que verdaderamente necesita. Por eso también se le puede llamar a este modo de comer Régimen del sentido común, el cual sabemos que es el menos común de los sentidos. Así que ahí les va. Nada de contar calorías consumidas ni ceñirnos a un estricto menú diario. Simplemente debemos seguir una lista de cinco (penta) elementos que debemos eliminar por completo o, por el contrario, incrementar en nuestra ingesta alimenticia. Así de fácil. Ello complementado con un ayudo diario (fast) de 16 horas entre 2 de nuestras comidas principales. A continuación la penta-lista, explicando cada elemento:

1. Ya todos sabemos lo dañino que es el azúcar para nuestro cuerpo, causante de la diabetes, hipertensión arterial y arterioesclerosis, entre otros males. Hoy en día existen variados sustitutos menos dañinos que el azúcar, tales como la stevia, la miel o la fructosa.

2. este compuesto orgánico que está presente en el trigo, la cebada y el centeno, es un inflamatorio de las células y tiene influencia directa en enfermedades como el colon irritable, intestino irritable, síndrome celíaco, así como ciertos tipos de autismo en niños.

3. La proteína de la leche de vaca, la cual por razones industriales es la mas consumida hoy en día, genera inflamación celular y estrés de las vías digestivas, por su difícil digestión para el ser humano. No en balde las vacas tienen varios estómagos para poder procesarla. Al igual que el Gluten, es causante de muchas de las alergias contemporáneas.

4. Nuestro cuerpo se compone por mas del 70% de agua y necesita estar bien hidratado para cumplir con sus procesos vitales. Hoy en dia tomamos cada vez menos agua. Es necesario generar una rutina de consumo de agua mediante la cual tomemos un tercio de nuestro peso en decilitros. Si pesas 84 Kgs, debes tomar 2.8 Lts de agua al día, recordando, claro está, que todas las bebidas que tomas, tiene agua.

5. A pesar de nuestros colmillos, el ser humano no tiene una herencia genética carnívora. Por ello nuestro organismo digiere mucho mejor los alimentos de origen vegetal, que las carnes. Trata de que en tu plato haya al menos 2 tercios de nutrientes vegetales por una tercera parte de carne, sobre todo si es carne roja, la cual es la mas dañina al tender a “acidificar” nuestras células, promoviendo el envejecimiento prematuro y muerte de las mismas.


Estas sencillas reglas indican el QUE comer o dejar de hacerlo. En cuanto al COMO, se recomienda el “Fasting” o Ayuno intermitente, el cual consiste en guardar 16 horas de ayuno entre 2 comidas, a fin de permitir al organismo una adecuada digestión, junto con un tiempo de desintoxicación y regeneración celular, ademas de darle al sistema digestivo un merecido descanso. Se puede cumplir, por ejemplo, eliminando la cena, al terminar la comida a las 4 pm y desayunar a las 8 am. Este sistema de comidas, totalmente opuesto al del Metabolismo acelerado (comer 6 veces al día) puede resultar mas adecuado para personas que ya no pueden “forzar” su mecanismo vital sin pagar serias consecuencias. Así que no pierdes nada con intentarlo. Es un sistema sencillo mediante el cual quizá logres bajar mas de 20 kgs de peso y sentirte mucho mas animado, activo y feliz.

POR: Jaime Alberto Arévalo