Una tradición de tintes ecológicos

 

En la afamada región de la Ribera del Duero encontramos la tradición vinícola de Finca Torremilanos, una casa productora cuyos orígenes se remontan a 1903. Convencido de la calidad de su uva autóctona, la variedad Tempranillo y conocedores del arte de la viticultura, en 1975 el propietario Pablo Peñalba decide aumentar la cantidad de viñedos propios hasta alcanzar las 200 hectáreas que posee la familia hoy en día. Todos ellos se encuentran situados en los montes aledaños a la bodega y son cuidados siguiendo una filosofía de respeto por el medio ambiente que permite a todos los vinos de la Bodega Torremilanos hacer alarde de una certificación de vinovbecológico.

La calidad de la uva, el suelo, el clima, la tonelería propia y las condiciones especiales de la bodega aseguran el envejecimiento óptimo y la calidad superior de sus vinos.


A partir de los años 80, los propietarios de Torremilanos, la familia Peñalba apostaron definitivamente por la tecnología como herramienta para crecer y ajustarse a los tiempos que estaban por venir. En la actualidad las instalaciones de la bodega cuentan con depósitos de acero inoxidable y hormigón, embotelladora y su propia tonelería. La historia de esta bodega le ha permitido tener el prestigioso gusto de ser la única bodega en Castilla y León acogida a la denominación de origen CAVA.


Desde ese momento hasta hoy, Finca Torremilanos ha seguido apostando por la calidad sin olvidar nunca sus raices y se ha consolidado su presencia y su prestigio, tanto en el mercado nacional como internacional. La mentalidad emprendedora de Pablo Peñalba permitió que ahora, en la actualidad, los resultados le hayan dado la razón con el reconocimiento de su trabajo por todos los expertos del mundo del vino.


El Torremilanos Colección 2014 es una delicada mezcla de tempranillo y otras variedades autóctonas, realizados en selección propia en búsqueda de una uva superior y una vendimia manual y ecológica. Una producción limitada de 5,393 botellas hacen de este vino un placer exclusivo y garantizado en su calidad. La decisión de elaborar el vino sucede únicamente después de haber transcurrido año y medio en las barricas, en cosechas especiales que son reservadas por su capacidad de guarda superior. Fruto de una triple selección, de uvas, barricas y cosecha, seguido de una maceración de dieciocho días hacen del Colección 2014 un robusto pero suave y aromatico tinto, que fermentado en madera y hormigón y criado durante 32 meses en barricas de robles franceses y americanos hacen de la bebida un festín de sabor y colores.


Sus tonalidades purpureas con matices de rubí agasajan la pupila al decantarlo, insinuando lo que la nariz confirma, aromas de frutos maduros, maderas limpias, especias ligeras y una sutil tonalidad de cuero. Intensamente agradable en boca, con una profundidad generosa que permite a las papilas retozar en sus oquedades. Un final de cereza, guinda, chocolate y canela coronan la experiencia que nos despide con una frescura veraniega y mineral.

Un digno heredero y estandarte de una historia vinícola que comenzó hace más de 100 años y que no ha hecho más que comenzar.