EL APASIONANTE MUNDO DEL CAFE

 


Pocas bebidas evocan tanto el placer de vivir y de despertar cada mañana como una buena taza de humeante café. Como si fuera un brebaje de optimismo y esperanza líquida, esta bebida, proveniente del norte de África, ha encontrado su camino a millones de corazones y estómagos alrededor del mundo, seduciendo con sus increíbles y complejos aromas, sabores y texturas.


Una bebida que ha conquistado el mundo y sobre la cual es importante aprender un poco más, aunque sea para apreciar de otra manera esta infusión que tanta alegría y energía nos ha brindado. Sírvase el lector una rica taza de su tueste predilecto y comencemos. El café comienza su vida como un fruto del arbusto denominado cafeto. Puede alcanzar hasta


diez metros de altura y su flor, de pétalos blancos dura tan solo tres días. Después tardará hasta nueve meses en convertirse en un fruto. Hay hasta 120 especies de café pero las más comunes son el café Robusta, el cual representa un 40% de la producción mundial, y el café Arábico, el cual se originó en Etiopía y comprende la vasta mayoría de la producción en el mundo. La planta es muy susceptible a plagas y requiere de mayores cuidados en comparación con la especie Robusta.


Actualmente en América existe un hongo de fácil propagación denominado “roya del café”, que tira sus hojas, afectando la producción de semilla. Inclusive la sobrevivencia de los cafetos de la especie arábica que ha arrasado con la producción cafetalera de la zona centro y sudamericana recientemente (e Indonesia hace poco), ha obstaculizado la producción de café de manera importante. En las plantaciones Se seleccionan de los semilleros las mejores plantas para trapazarlas a bolsas donde crecerán por 3 meses más en viveros. Luego de este tiempo se siembran las plantas de cafeto y dan sus primeros frutos a los 2 años de plantado (Ensayo) y a los 3 años oficialmente comienza la vida productiva del cafeto. Un cafeto tiene una vida productiva desde los 3 años de crecimiento hasta aproximadamente 10 años. Existen plantaciones más viejas de 25-30 años pero su productividad es menor con el pasar de los años. La Cosecha se lleva a cabo a finales de año y principios del próximo. Se puede comenzar de las parcelas de menor altura a las de mayor altura. De igual manera se pueden efectuar varios cortes para ir recolectando las cerezas maduras únicamente y esperando que las inmaduras crezcan para el segundo o tercer corte. Por último un factor que incide enormemente en el sabor y el gusto de la bebida es el tueste, el cual puede ser de distintos tipos.


TUESTE LIGERO

(también conocido como Tueste Canela)

Como su nombre indica es un tueste muy ligero. El grano adopta un color canela característico. Se trata de un café con un alto contenido en cafeína y de sabor ácido.


TUESTE AMERICANO

Contiene un alto contenido en cafeína, pero a diferencia del café obtenido con el tueste canela, la mayor caramelización de este le proporciona un sabor característico más acaramelado. El grano adopta un color castaño muy característico. Se utiliza sobre todo para cafés que serán utilizados en cafeteras de filtro.


TUESTE FRANCÉS

Se trata de un tipo de tueste ‘largo’ con el que se obtiene un café muy oscuro y muy brillante. Su aroma es intenso y su sabor es ahumado.


TUESTE ITALIANO

Este es el grado de tueste es el utilizado normalmente para tostar cafés gourmet que serán preparados en cafetera espresso. Su color muy oscuro indica el alto grado de tueste con el que se extraen la mayoría de sus aceites esenciales. Los cafés tostados así suelen tener un bajo contenido en cafeína.


Desde el crecimiento del cafeto en sus primeros años de vida hasta la taza que nos acompaña en la mesa cada mañana existe una inmensa cadena de elementos, humanos y naturales que se mezclan, comparten y colaboran en perfecta armonía para poder brindarnos un placer tan esencial a nuestra vida moderna y tanto deleite a nuestros paladares.