Con 600 bodegas existentes en la actualidad

bajo la Denominación de Origen “Rioja”

 

La tradicional vocación de excelencia de los vinos de Rioja les ha permitido consolidar su imagen de prestigio entre los consumidores y convertirlos en la referencia en cuanto a calidad para la vitivinicultura española, tanto con sus vinos de estilo más clásico, cuyas cualidades únicas para el envejecimiento son admiradas por los consumidores de todo el mundo, como con una nueva generación de vinos innovadores. Rioja ha sabido mantenerse a la vanguardia de la innovación vitivinícola con una gran diversidad de vinos con personalidad diferenciada, que han fundamentado su éxito en los mercados y le han situado en la élite de las denominaciones de origen históricas europeas, siendo hoy la marca “Rioja” una de las cinco con mayor notoriedad entre las zonas vinícolas más prestigiosas del mundo.


Entre las 600 bodegas que existen actualmente bajo la Denominación de Origen “Rioja”, les contamos sobre una de nuestras preferidas: La Rioja Alta Fundada por cinco familias en 1890, La Rioja Alta, S.A. está situada en el emblemático barrio de la Estación de Haro. Una bodega que constituye un símbolo del vino de Rioja y en la que la tradición y la modernidad conviven a la perfección. Aquí se elaboran los vinos Gran Reserva 890, Gran Reserva 904, Viña Ardanza, Viña Arana y Viña Alberdi.



Entre sus principales vinos tienen “Viña Ardanza Selección Especial” Reserva 2010. Para nosotros, una de las mejores de los últimos años. Las claves: una climatología muy favorable, con un excelente estado vegetativo y sanitario del viñedo hasta el final del ciclo y unos rendimientos de producción muy moderados debido a un ligero corrimiento en la floración. Así, disfrutamos de unos racimos de tamaño medio, muy sueltos y con un grano inferior a años precedentes, especialmente en la Garnacha de la finca La Pedriza, obteniendo unos vinos de una gran carga aromática, fruto de la mayor expresividad varietal en este terreno. La calificación oficial de la cosecha fue Excelente.


El Tempranillo (80%) procede de las fincas La Cuesta y Montecillo, de 30 años de edad, en Fuenmayor y Cenicero. La Garnacha (20%) proviene de La Pedriza en Tudelilla (Rioja Baja). Esta finca (70 ha) cuenta con unas condiciones inmejorables para el cultivo de esta variedad y está plantada sobre un suelo muy pobre, cubierto de cantos rodados, que nos ofrece una uva de gran tipicidad varietal, muy rica en aromas y agradable y fina estructura. La vendimia de estas parcelas comenzó a mediados de octubre. La uva se recogió a mano y se transportó en camiones refrigerados a la bodega. La fermentación alcohólica se realizó de forma natural. La fermentación maloláctica concluyó a finales de año. En marzo de 2011, los vinos seleccionados pasaron a barrica, iniciando su crianza por separado: el Tempranillo durante 36 meses, con seis trasiegas manuales y en roble americano de 4 años de edad media y la Garnacha durante 30 meses, con 5 trasiegas manuales, en barricas de 2 y 3 vinos. El coupage final fue embotellado en mayo de 2015.



El maridaje recomendado:


Asados de cordero, carnes rojas, barbacoas, caza mayor, guisos de pescado muy condimentados, quesos ahumados y curados.


Los premios:


Consiguió este vino en el 2010 fueron: J.Suckling 96; Parker 95; Tim Atkin 94; Wine Spectator 94; y Peñin 94.