top of page

 
EL CEREBRO ENGAÑOSO O LA ILUSION DE LA REALIDAD

Imagina estar convenido de que has muerto, o que tu esposa ha sido sustituida por un impostor idéntico que la imita y se infiltra en tu vida con fines nefarios. Si bien el cerebro humano es un órgano maravilloso que nos permite disfrutar de un sinfín de estímulos y sensaciones, hay algunos trastornos que han plagado a algunos pocos y desafortunados individuos donde la mente juega en contra del paciente y distorsiona la realidad de maneras verdaderamente extrañas. A continuación algunos de los más curiosos:


UNO SÍNDROME DE COTARD

Para algunos desafortunados la expresión “muerto en vida” no es solo una caracterización de un tedio o depresión severa, sino que se manifiesta como una creencia muy literal. También llamado el síndrome del muerto viviente es una extraña condición neurológica dónde el paciente esta convencido de estar muerto. De una manera absolutamente literal, el cerebro los hace creer que han dejado de vivir, y en gran parte de aquellos que sufren de este síndrome, contraintuitivamente, también tienen la percepción de ser inmortales.


DOS SÍNDROME DE LA MANO EXTRAÑA

Este trastorno poco frecuente se caracteriza por movimientos involuntarios e incontrolables en las extremidades superiores, y una personificación ajena de la mano, en relación al dueño de la misma. En términos prácticos el paciente cree que su mano no es parte de su cuerpo y que no posee ningún control sobre ella. A menudo el afectado no es consciente de lo que está realizando su mano hasta que es avisado de ello. Actualmente no existe ningún tratamiento para este extraño síndrome.


TRES TERNURA AGRESIVA

¿Ubicas esa sensación de querer abrazar muy fuertemente a un pequeño cachorro? Has escuchado a una abuela amorosa exclamar “¡me lo quiero comer!” cuando ve a su nieto? La ternura agresiva es un fenómeno que apenas en los últimos años ha comenzado a ser estudiado, y se caracteriza por una reacción aparentemente contraria donde un estimulo positivo genera expresiones usualmente asociadas con las negaciones negativas. Se sospecha que puede ser una manera de regular un exceso de emoción balanceando la misma con un gesto contrario. Si bien no es un trastorno neurológico como tal, es una interesante ventana al extraño comportamiento del cerebro humano.


CUATRO SÍNDROME DE FRÉGOLI

Este desorden neuropsiquiátrico se manifiesta en un paciente que esta convencido de conocer a alguien a quien no conoce, o más extraño aun, que todas las personas que se le cruzan son en realidad una misma persona, meramente en distintos disfraces. Este fenómeno por lo general aparece en personas que han tenido una lesión cerebral y en la cultura popular quizá las referencias más directas han sido dadas en la película “Anomalisa”.


CINCO SÍNDROME DE CAPGRAS

No es nada extraño que en una relación duradera entre dos personas existen momentos que nos hacen exclamar “¡es como si no te conociera!” a raíz de alguna discusión o divergencia de opiniones. Lamentablemente hay quienes sus cerebros les hacen estar convencidos de que sus seres amados han sido muy literalmente reemplazados por un impostor. También conocido como ilusión de Sosias, este trastorno también se ha manifestado con la relación de el paciente con su mascota. Se sospecha que la enfermedad podría estar causada por una desconexión entre el sistema de reconocimiento visual y la memoria afectiva. Muchos guiones de televisión incluyendo un episodio de “Lo que callamos las mujeres” han utilizado este trastorno como un elemento de la historia, por sus consecuencias evidentemente devastadoras para el paciente y aquellos que lo rodean.

 

Comentarios


bottom of page