Este 2020 ha sido un año lleno de sorpresas y sobresaltos en la historia del mundo. No el menor entre ellos es la noticia de que el Cabernet Sauvignon ha sido embotellado en un viñedo.. mexicano. La creciente variedad y calidad de la producción de vino en el país ha ido trazando un camino hacia el corazón de los más selectos enólogos en el mundo, y ha labrado un lugar entre los mejores vinos del mundo. Una oferta atractiva y cada vez menos inusual sale del norte de la república mexicana para conquistar paladares en mesas a través del planeta.


Uno de los casos más destacados es el de los viñedos Don Leo, habitantes destacados de Parras, Coahuila, donde ha nacido el mejor Cabernet Sauvignon del 2020, el Gran Reserva 2013. Reconocidos en Francia, el pais vinícola por antonomasia, con la medalla de oro en el concurso internacional de los Cabernets, Don Leo destaca por la calidad y excelencia en cepas y barricas del territorio mexicano.


Leo Mendel, alemán originario de Linnich, comienza a laborar el área agrícola de Parras en el año de 1938, transmitiendo la tradición y valores tradicionales que fluyen por las venas de Viñedos Don Leo hasta el día de hoy. Casi 100 años después la vinícola mexicana se ha hecho acreedora de palmares alrededor del mundo, destacando su nivel internacional y poniendo en alto en nombre del país alrededor del orbe.



Un vino equilibrado, de gran estructura y robusta complexión, el Gran Reserva 2013 alcanza, gracias a sus 26 meses de cuidadoso añejamiento, un equilibrio virtuoso en notas y tonalidades. Ideal para acompañar carnes rojas y pastas, una etiqueta muy recomendada que también danza en harmonía con el chocolate amargo. Sin duda un orgullo y un placer poder compartir una copa de este vino en compañía de seres queridos, y que mejor que alrededor de una mesa en el país que lo vio crecer.